• Dejar de fumar / Tabaquismo

    Dejar de fumar en una sola sesión

    + info
  • Estética ECO – Natural

    La belleza exterior depende de la belleza interior

    + info
  • Control de peso y alimentación sana

    Somos lo que comemos, que el alimento sea su medicina.

    + info
  • Alergias

    La primera riqueza es la salud

    + info
  • Detox

    Programa DETOX – cumpliendo sueños en 21 dias

    + info

Remedios naturales para enfermedades infantiles

Nada hace más feliz a un padre que ver a su hijo con buena salud y feliz. Y es precisamente este sentimiento un arma de doble filo, pues muchas veces estas ganas de verlos bien pueden causar confusión o estrés cuando el pequeño se ve pillado por algún padecimiento o se encuentra deprimido o apático. Si la situación no mejora,  el padre puede llegar a sentir desesperación y ansiedad, emociones que muchas veces les provocan la toma de decisiones no siempre convenientes y algunas de ellas incluso podrían hacer más daño que bien.

Una de las grandes ventajas de la medicina natural es que con ella no sólo ayudará a sanar a sus hijos, sino que los hará resistentes contra enfermedades y contagios, además, el ánimo del niño en verdad se verá favorecido, pues la forma de vida natural ayuda a eliminar estrés, ansiedad, irritabilidad, nerviosismo y apatía, mientras que por otro lado, fomenta la creatividad, la concentración, el buen humor, la salud emocional y el entusiasmo.

A continuación, le damos algunas de las bases de la Medicina Natural Preventiva para niños (de un año en adelante):

1. Dieta: incluir vegetales frescos (al menos dos raciones) en su dieta diaria, ya sea en ensaladas o jugos recién hechos, así como cereales integrales. No hay que mezclar frutas con otros alimentos. Las frutas se deben comer solas, ya sea por la tarde o mañana. Evitar los productos refinados, enlatados, fritos, embutidos o “fast food” en su dieta y  procurar eliminar alimentos que sólo le “llenen”, sobre todo los panes y azúcares refinados (y derivados). El azúcar es realmente nociva para el cuerpo, causa muchos desbalances, desequilibrios y debilita órganos y sistemas importantes como el sistema nervioso y hormonal. Una dieta alta en azucares refinados es la principal causante de un gran número de afecciones como flemas, fiebres, problemas de piel, dolores de estómago, sarpullido y problemas dentales. Es mejor sustituir el azúcar refinado por azúcar morena, piloncillo, miel de abeja o melazas de cereales. Pero sobre todo hay que evitar endulzar demasiado los alimentos.

2. Ejercicio: El ejercicio  es muy importante para que su pequeño tenga buena oxigenación y repartición de nutrientes. La natación y la gimnasia son excelentes, aunque no es necesaria una actividad especial, llevarlo a correr y jugar al parque media hora al día será suficiente.

3. Realizar actividades con él siempre que se pueda. La compañía de un adulto que le tenga atención es especialmente importante para los niños: les fomenta su seguridad, les ayuda a reflexionar y a desglosar ideas, y les ayuda a despertar su curiosidad. Procura que su tono de voz suene agradable, paciente y firme para el niño. Es importante el tiempo que pasa con su hijo, aunque no lo nota o no digan muchas cosas, a ellos les da mucha seguridad sentirse acompañados.

4. Procure un ambiente en la casa lo más tranquilo y agradable posible.

5. Trata de fomentarle alguna actividad artística como la pintura, la lectura, la música, la escritura, etc. Entre más pequeño es el niño, más puede tomar gusto por estas actividades y evitar que, cuando crezca, quiera pasar todo el día frente al monitor del ordenador o la televisión.

Remedios naturales para algunas afecciones comunes:

• FIEBRE: la fiebre puede bajarse aplicando una toalla húmeda (recién humedecida con agua del grifo fría) en el estómago. Hay que volver a mojar la toalla con agua templada cada vez que está este caliente. La infusión de sauco, limón y ciprés son buenos para bajar la fiebre. Sigue dieta recomendada.

• FLEMAS, TOS Y AFECCIONES DEL APARATO RESPIRATORIO: la dieta es importantísima: suspende lácteos y azucares, panes y cereales refinados, así como alimentos con grasa nociva. Las infusiones de limón, marrubio, tomillo, saúco, eucalipto o buganvilia son muy buenos expectorantes. Dos tacitas al día con un limón exprimido y una cucharadita de propóleo ayudaran enormemente a la pronta recuperación.  Incremente el consumo de alimentos frescos con vitamina C como el limónnaranja, kiwi o brócoli.

• AFTAS Y LLAGAS: aplica un algodón remojado en infusión de tomillo o extracto de hipérico, o ponga cáscaras de naranja fresca encima de las llagas.

Terapias alternativas para niños:

Hay muchas terapias alternativas que pueden, además, apoyarle en caso de cualquier enfermedad de su pequeño, las cuales tienen también la finalidad de fomentar la propia capacidad auto curativa del cuerpo. Es recomendable buscar la ayuda de un buen Naturopata para que pueda beneficiarse de los remedios naturales.